Archive for the La rebelión de las maquinitas Category

La rebelión de las maquinitas: La importancia de una buena localización

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on noviembre 13, 2010 by squallido

Hace un par de semanas se publicó en la revista cultural Culturamas otra columna de La rebelión de las maquinitas, sobre las cajas de los juegos, su localización y la nefasta política de Nintendo al respecto. Lo dejo todo bastante claro por ahí, pero es que lo vuelvo a leer y se me vuelve a encender la sangre. Ahora que estoy estudiando el tema de la localización con un poco más de profundidad en el máster, la verdad es que no me cabe en la cabeza que a día de hoy se hagan cosas así y menos con un género tan sensible con el de los RPGs. ¿Alguien ha visto alguna caja de Dragon Age: Origins en la que debajo ponga La era del dragón: Los orígenes? Pues eso.

La columna aquí o pinchando en la imagen.

Anuncios

La rebelión de las maquinitas: Los controladores por movimiento llegan a la alta definición

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on septiembre 17, 2010 by squallido

Se acaba de publicar en la sección de videojuegos de la revista digital Culturamas un nuevo episodio de La rebelión de las maquinitas TM, vuestra columna de opinión sobre videojuegos preferida. En esta me meto un poco con los nuevos controladores por movimiento que acaban de salir y que están por llegar. No es que esté diametralmente en contra de ellos, pero no están pensado para mí, ni para los muchos que nos dejamos los cuartos en la industria, y eso molesta. No me importa que la gente se divierta pegando saltitos en una lancha con Kinect, pero saca también algo para mí, ¿no? Y ya que estamos le baja usted el precio, señor Microsoft. En definitiva, que tocaba rajar.

Pinche aquí o en la imagen para continuar

La rebelión de las maquinitas: El poder de los jugadores

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on agosto 11, 2010 by squallido

Como algunos sabrán, desde hace un par de semanas, he empezado a colaborar en la sección de videojuegos de la revista digital Culturamas: un sitio bien montado, serio, con buena presencia en la red y que va creciendo poco a poco. Es todo un honor que me dejen soltar mis parrafadas por allí y, sobre todo, contar con un equipo que sabe bastante bien de lo que habla.

Como era de esperar, “La rebelión de las maquinitas” se muda, que allí estará mejor, aunque todavía no haya extendido mis tentáculos para que le den una columna aparte con su nombre. Aun así, las seguiré enlazando al blog con entradas como esta (últimamente parece que el blog se está convirtiendo en el lugar donde enlazo todo lo que escribo por la red, pero vamos, tampoco es que me preocupe)

“El poder de los jugadores” es una idea que venía rumiando desde hace tiempo y que cristalizó cuando escuché la genial conferencia sobre localización de videojuegos que dio @ligeis en la Tenerife Lan Party.

Aquí el enlace.

La rebelión de las maquinitas: 3E o el mundo al revés

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on junio 15, 2010 by squallido

Esta semana se ha celebrado en Los Ángeles la Electronic Entertainment Expo, más conocida como E3, feria anual de videojuegos en la que las principales empresas del sector presentan las novedades que cubrirán los próximos meses de vicio interactivo. Había cientos de rumores circulando por la red, como cada año, pero Sony, Microsoft y Nintendo ya han puesto sus cartas sobre la mesa. Y la cosa ha estado más que interesante.

Es curioso y tiene cierto regustillo a esa máxima de la cultura japonesa que premia el esfuerzo continuo y la superación personal. En el E3 de 2006, Nintendo nos presentaba lo que durante años se había llamado Revolution, un proyecto destinado a cambiar la forma de entender los videojuegos: tener el control para moverlo a nuestro antojo, sensores de movimiento a escala 1:1 y demases…pero fracasó. Ni el control era tan preciso ni estaba acompañado de la potencia suficiente como para que nos sorprendiera. Y mientras, Sony y Microsoft daban un paso de gigante tecnológicamente hablando presentando autenticas bestias pardas disfrazadas de consolas de sobremesa.

La cosa estaba cantada pero ocurrió lo que nadie esperaba. La gente no dejaba de dedicarle elogios a la Wii, pero no el público que se esperaba sino los menos aficionados a los videojuegos. A rebufo del éxito de la Nintendo DS y haciendo apología a la revolución cultural que supuso la Game Boy a principios de los 90, Nintendo volvió a poner a los videojuegos en la boca de todo el mundo. Igual que pasara la década pasada, todo el mundo sabía lo que era una Wii aunque nunca hubiera jugado a los videojuegos. Nintendo había ganado, con una inversión seguro que irrisoria en comparación con la competencia había reventado literalmente el mercado. Y en los años posteriores se ha dedicado a sacar partido, obviamente.

Pero en este 2010 le han dado la vuelta a la tortilla. Completamente. Mientras que Microsoft y Sony han intentado llevarse a la saca su trozo del pastel presentando Kinect y Move, respectivamente, Nintendo se ha desmarcado haciendo lo que mejor sabe: videojuegos. The Legend of Zelda: Skyward Sword, Epic Mickey, Donkey Kong Country Returns, Kirby’s Epic Yarn, Golden Sun: Dark Dawn, Metroid: Other M, una nueva consola portátil: la 3DS y el impresionante catálogo que se le viene encima. Razones de peso para afirmar sin miedo que Nintendo ha barrido a la competencia. Y no solo eso, Nintendo ha conseguido que la industria baile al ritmo que ella quiere, lo que le da la ventaja de poder hacer prácticamente lo que le dé la gana.

Pero no todo iban a ser sensores de movimiento para los demás (aunque para Microsoft casi que sí), se han visto cosas bastante interesantes, aunque muy pocas sorpresas. MGS: Rising, Gears of War 3, Fable III, Halo: Reach, el rediseño de la Xbox 360, Killzone 3, Dead Space 2, inFAMOUS 2, Portal 2 para PS3 (con bajada de pantalones de Gabe Newell incluída) y la reaparición de la mejor franquicia de conducción y destrucción arcade de la época de PSX: Twisted Metal.

Quizá esté pecando demasiado de nintendero, que no es algo que me haya considerando nunca, pero después de ver las tres conferencias, Nintendo ha sido la única capaz de hacerme recordar por qué le dedico tanto tiempo (y dinero) a esto de los videojuegos…a las maquinitas esas.

La rebelión de las maquinitas: Como lágrimas en la lluvia

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on marzo 29, 2010 by squallido

Ya ha pasado todo. Llevábamos mucho tiempo pendientes del siguiente proyecto de los chicos de Quantic Dream, artífices de la genial y para nada convencional aventura Fahrenheit, un trabajo con un desarrollo muy largo, mucho revuelo a su alrededor y una gran inversión para SCEE: Heavy Rain. Pero, ¿qué nos ha quedado? ¿es Heavy Rain ese punto de inflexión que hará cambiar la forma en que el público generalista ve los videojuegos?

Lo primero que tenemos que hacer es intentar definirlo. ¿Es Heavy Rain un videojuego?

Videojuego: 1. m. Dispositivo electrónico que permite, mediante mandos apropiados, simular juegos en las pantallas de un televisor o de un ordenador.

Por definición no cabe duda de que lo es, pero la sensación me ha quedado a mí ha sido una muy diferente. Jugué Fahrenheit y nunca me llegué a plantear estas cuestiones. Había algo de libertad y elecciones que tomar pero ni por asomo llegué a sentir lo que me ha transmitido este juego. La clave de Heavy Rain, a parte de tener un guión de thriller excelente, es que pone en nuestras manos la vida de muchos personajes y nos hace tomar decisiones. Es cierto que hay muchas ocasiones en las que lo que hagamos con el mando simplemente se traducirá como un par de cicatrices más o menos en la cara de nuestro personaje, pero la fuerza del resto de momentos es lo que nos deja huella. Me ha hecho sudar y ha conseguido que aprete el gatillo del mando sin querer debido a los nervios, con fatales consecuencias. Y mentiría si dijera que no es la primera vez que me ocurre algo así estando delante de una consola. Película interactiva es la mejor definición que se me ocurre para Heavy Rain. Habrá gente a la que jugablemente no le diga nada, pero es imposible que les deje indiferente. He comprobado en mi propia casa como gente que no le hace ni caso a los videojuegos se quedan mirando la pantalla y se interesan por lo que está pasando.

Es posible que Heavy Rain no haya sido el gran paso que se esperaba y el señor Cage haya exagerado un poco con sus declaraciones para vender su producto, pero está claro que ha creado algo grande que llamará la atención de un nuevo público, no con juegos absurdos como ha venido ocurriendo hasta ahora, sino con una gran historia, unos grandes personajes y un genial desenlace —algo que no se puede decir de Fahrenheit, ya que estamos—.

Heavy Rain es un producto entre dos mundos que, debido a su naturaleza, no llega a destacar en ninguno de ellos. No creo que volvamos a ver nada parecido en mucho tiempo, tampoco creo que estemos delante del nacimiento de un nuevo género, como ha dicho el señor Cage en una entrevista recientemente, pero no me cabe duda de que la experiencia ha merecido la pena y no me cansaré de recomendarla.

Plantáos delante del televisor con unos buenos auriculares y mucho tiempo libre por delante, coged el mando de la PS3 y preguntaos hasta dónde estaríais dispuestos a llegar por salvar a alguien a quien amáis.

La rebelión de las maquinitas: Tetas, ninjas y una heroína espacial

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Uncategorized, Videojuegos on febrero 22, 2010 by squallido

Nunca me he considerado un buen jugador de nada: pierdo la paciencia en los juegos de estrategia, me dan hasta en el carné en los juegos de lucha, tengo un límite en los juegos musicales, me desesperan los plataformas muy difíciles y en los FPS siempre hay alguien que te hace un headshot mientras se rasca un pié; pero, aun así, yo lo sigo intentado.  El caso es que, a raíz del tema que ilustra esta columna, hice un poco de memoria a ver si podía recordar cuáles eran los juegos más difíciles con los que me había encontrado a lo largo de mi dilatada carrera como jugador y recuerdo con mucho cariño tres que, casualmente, son de Game Boy: Ninja Gaiden Shadow, The Legend of  Zelda: Link’s Awakening y, la saga que nos ocupa, Metroid II: Return of Samus. Juegos que me marcaron tanto que aún sigo recordando el lugar en el que me los alquilaba mi madre, lugar que aún sigue en pie y por el que me alegro.

Metroid II: The Return of Samus no es un juego que le haga justicia a la saga ya que muchos de los elementos básicos de otras entregas como el mapa y el avance mediante power-up’s son dejados de lado; pero mantiene ese sabor que hace grande a todos los Metroid: la ambientación. Nos metemos en la piel de Samus Aran, una cazarrecompensas que en numerosas ocasiones es enviada a planetas desoladores en los que no establece ningún tipo de comunicación con otras personas y todo el peso de la trama recae en la secuencia de introducción, el final y algún que otro elemento dentro del propio desarrollo que cambia según el juego del que se hable. Vamos, que la primera impresión que te da jugar a un Metroid es que estás jugando a un juego terriblemente soso en el que nunca va a pasar nada emocionante. Pero ahí es donde está su gran virtud: un planteamiento jugable inmejorable y la sensación de estar completamente solos en un planeta desconocido.

El año pasado, nos sorprendía la noticia de que había un nuevo título de Metroid para Wii en desarrollo: Metroid: Other M, al parecer, será un regreso de la saga a las dos dimensiones después de la genial trilogía Prime de los chicos de Retro Studio. Pero lo asombroso de la noticia no es la vuelta de la saga a las 2D, sino que el juego está siendo desarrollado por Nintendo junto con el Team Ninja de Tecmo, una gente a la que no se le puede echar nada en cara en lo que a jugabilidad se refiere —y si no, ahí están los Ninja Gaiden y los Dead or Alive para dejarlo claro— pero ¿qué pasará con la ambientación? ¿dejará Nintendo en manos de esta gente un legado de más de veinte años?  Me gustaría pensar que no, que Nintendo sabe lo que hace y que, a pesar de que en el Metroid Fusion había muchos más diálogos que en cualquier juego de la saga, la cosa no se seguirá desarrollando por esos derroteros; pero las últimas declaraciones de uno de los creadores de la saga a este respecto no son nada halagüeñas.

No le busquéis amigos a Samus Aran, por favor. Dejadla sola y sin nadie con quien hablar en las ruinas de antiguas civilizaciones desaparecidas.

La rebelión de las maquinitas: 1×00 Piloto

Posted in La rebelión de las maquinitas, Noticias, Videojuegos on febrero 8, 2010 by squallido

Todavía recuerdo una de las mayores desilusiones que me he llevado en mi vida con los Reyes Magos. Tendría cuatro o cinco años y les había pedido un Philips MSX. Me había pasado todo el año yendo a casa de mi primo —que por aquella época tenía uno y es, sin duda, uno de los principales culpables de que hoy sea capaz de escribir esto— a jugar al Yie Ar Kung-Fu —sí, aquel juego de lucha oriental de dos botones que sólo tenía cinco contrincantes—. En resumen, que me acabé enamorando del cacharro y los Reyes Magos jamás me lo trajeron. Supongo que habrán pensado que qué iba a hacer un niño de mi edad con un ordenador en vez de jugar con los Playmobil o con el castillo de Greyskull, que fue lo que regalaron. Como si jugar con extraños seres de peluca desmontable o con alienígenas hasta arriba de esteroides supusiera alguna diferencia.

El año siguiente tuve mi MSX, luego una Game Boy, luego una Mega Drive y entré en una vorágine consumista que ha hecho que por mi mano hayan pasado muchas de las consolas del mercado. Viví la Edad de Oro del Software Español, el pique entre Sonic y Mario, jugué en salones recreativos, tuve la última consola de SEGA, vi como la Game Cube caía en el olvido y ando disfrutando al máximo una de las mejores generaciones consoleras que han existido. Los juegos ya no vienen en cintas de casete, ya no tengo que escribir líneas de código para cargarlos, podemos guardar las partidas en vez de tener que apuntar una enorme retahila alfanumérica en blocs de notas; podemos, incluso, conectarnos a internet con nuestras consolas, jugar con gente de todo el mundo y hasta nos venden los juegos por fascículos como contenido descargable.

Las cosas han cambiado. Los videojuegos han pasado de ser un producto marginal a formar parte de la conciencia de toda una generación, de ser una cinta de casete que se vende en un estanco al lado de “Los grandes éxitos de El Fary” a compararse con las grandes producciones cinematográficas y a superar a otras grandes industrias del entretenimiento como son la música o los libros. Pero yo sigo disfrutando de esto como si todavía fuera aquel niño que se pasaba las tardes delante de su televisor con un bollycao viendo como la pantalla se llenaba de colores mientras esperaba a entrar en mundos de fantasía que podía compartir con muy poca gente.

Pasen y vean, comienza La rebelión de las maquinitas—como véis el título no tenía nada que ver con la película que estabáis pensando—.

A %d blogueros les gusta esto: