Lost Odyssey, el nombre no lo es todo.

Una de las cosas que más me está gustando de crecer es poder hablar con retrospectiva.

Corría el año 1997 y yo no tenía ni idea de lo que era un Final Fantasy. Había jugado a algunos Action-RPG en la Super Nintendo, pero no es que hubiera profundizado demasiado en el género, en realidad por aquella época los géneros no importaban demasiado. Fue entonces cuando empezaron a bombardearnos por la televisión (sí, en aquella época la veía) con un anuncio bastante impresionante de un nuevo juego para la primera Playstation con unas cinemáticas tremendas. Me lo compré, así sin más, como un zombie de esos que pasean hoy en día por los centros comerciales, no sabía ni de que iba el juego ni a que género pertenecía. Todavía recuerdo aquel día y las ganas con las que volvía a mi casa inspeccionando la caja y el libreto de instrucciones hasta el último milímetro. Supongo que sobra decir que me impactó, tenía todo lo que una buena épica tiene que tener: amor, odio, muertes, un heroe y un villano temible y todo remezclado en 3D y con CG’s que quitaban el hipo.

Me gustó mucho, tanto que empecé a interesarme por la compañía que lo había sacado, por su director, por el diseñador de personajes, por el artista conceptual, por el encargado de la BSO, me bajé todos los Final Fantasy anteriores para la Nes y la Super Nintendo, me pasé el Final Fantasy IV, jugué al Final Fantasy V y me acabé el Final Fantasy VI. A día de hoy Final Fantasy VII es considerado unos de los mejores juegos de la historia, y aunque haya guiones de otros juegos que me hayan gustado más hay que reconocerle el boom y la revolución que supuso en su época.

En los años posteriores siguieron saliendo Final Fantasy, del VIII me encandilaron sus personajes y con el IX volvía a disfrutar de la jugabilidad más clásica de la saga. Mientras ocurría todo esto Hironobu Sakaguchi (co-fundador de Squaresoft y creador de la saga) ascendía como la espuma en el entramado empresarial de la compañía, llegando incluso a ser presidente de Square USA. Pero este enriquecimiento personal de Sakaguchi trajo consigo nuevas responsabilidades, relegándolo a triste Productor Ejecutivo en la entrega número VIII y número X, el que, para mí, marcaría el principio del fin. Sakaguchi estaba en horas bajas, el terrible fracaso económico millonario de la película Final Fantasy: La Fuerza Interior de la que era director dictó su sentencia en la compañía y ya fuera por voluntad propia o empresarial, Sakaguchi acabó fuera de Squaresoft que tuvo que aceptar la fusión con su más acérrima enemiga de los años 80 y 90(Enix) formando lo que hoy conocemos como Square Enix (si, esos que sólo sacan remakes y le ponen el nombre de Final Fantasy a cualquier cosa).

Personalmente, lo mejor que le podría haber pasado a Sakaguchi es estar fuera de Square Enix. Perdió su franquicia, perdió sus chocobos y perdió sus cactilios pero ganó algo que con el tiempo había ido dejando de lado, la voluntad para crear un gran mundo y una gran historia con total libertad y sin la presión, a la que supongo que se vería sometido, al firmar con su nombre en su época en Squaresoft. Sakaguchi creó Mistwalker, un estudio independiente con tres juegos en el mercado: ASH para Nintendo DS y Blue Dragon y Lost Odyssey para Xbox 360.

Lost Odyssey llegará al mercado europeo el próximo 29 de Febrero, no lo he probado pero hace años que no tengo tantas ganas de que salga un juego para correr a la tienda a comprármelo, creo que desde el Final Fantasy IX. He visto cientos de imágenes, muchos videos, los primeros diez minutos del juego y he leído comentarios de gente con un historial en los JRPG parecido al mío que ya se lo ha pasado y lo ponen por las nubes.

La pregunta que me ha surgido a raíz de todo esto no es sobre el Lost Odyssey, que sé que es un juego que me va a encantar, sino sobre el Final Fantasy XIII que saldrá para la Playstation 3. ¿Merecerá la pena o a estas alturas FF se ha convertido simplemente en un reclamo comercial?

Quedan aún muchos meses para salir de dudas, pero mientras podré matar el tiempo con las historias de un hombre que nunca me ha defraudado.

¿Final Fantasy o Hironobu Sakaguchi?

Imagen que no viene a cuento (idea original de Manu Viciano):


Tags en Technorati:

Anuncios

Una respuesta to “Lost Odyssey, el nombre no lo es todo.”

  1. Te lo aseguro, vale mucho la pena 😉
    El mejor juego de rol desde aquellos FF VI, VII y VIII.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: